El ‘Fidget Spinner’:
¿hay otro juguete más popular?

De unas semanas para acá, el mundo ha sufrido la extraña invasión de una especie de estrella giratoria que, supuestamente, ayuda a combatir el estrés: el fidget spinner.

10MINUTOS/REDACCIÓN

Niños y adultos de varios países han enloquecido con el ‘fidget spinner’, un pequeño aparato rotatorio que supuestamente ayuda a reducir el estrés y a mejorar la concentración de quien lo utiliza.

A pesar de su sencillez, la fiebre por este objeto, que inició en Estados Unidos, parece estar rebasando las fronteras de los cinco continentes.

El ‘fidget spinner’, que podría traducirse al español como ‘girador inquieto’, se compone básicamente de dos partes: una pieza central que se agarra con el dedo índice y el pulgar, y una hoja de rotación de tres puntas.

Su único cometido es girar, girar y girar hasta alcanzar la mayor velocidad posible. Pero tal parece que chicos y grandes han quedado hipnotizados con sus vueltas.

Originalmente, el ‘fidget spinner’ fue creado hace poco más de 20 años para entretener a una niña de 7 años que no podía interactuar con otras personas debido a una extraña enfermedad autoinmune.

Así lo pensó Catherine Hettinger, una ingeniera química estadounidense, cuando intentó mejorar la calidad de vida de su pequeña hija, en 1993.

Irónicamente, Hettinger no ha visto ni un solo centavo generado por las millonarias ventas del ‘fidget spinner’, que desde hace varias semanas se ha convertido en el juguete más deseado en internet.

Durante varios años trató de vender su idea sin éxito, y como no pudo seguir costeando la patente, la perdió a inicios de este año.

En una entrevista reciente con la revista Time, Hettinger anunció que había iniciado una campaña de recaudación de fondos por internet con el objetivo de relanzar y comercializar su modelo original de ‘fidget spinner’.

Lo que no puede negarse, es que el ‘fidget spinner’ se ha convertido en la obsesión de millones de niños y jóvenes y, tras el furor inicial,  algunas escuelas en Estados Unidos y el Reino Unido, dos de los países que registran mayor demanda, han emitido advertencias y prohibiciones sobre su uso, argumentando que se trata de un objeto que distrae a los niños y, en el peor de los casos, puede servir como proyectil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Contact us